¿Por qué tanta incertidumbre?

Rodrigo Platero | Casa tomada es un cuento del argentino Julio Cortázar que fue por primera vez publicado en El Bestiario, primer libro de cuentos del escritor suramericano. En el caso del narrador en primera persona -también llamado narrador interno- es un personaje dentro de la historia (homodiegético), activo dentro de la obra porque mientras cuenta la historia cuestiona lo que sucede o cuestiona a los personajes. En cuanto a la técnica de escritura, se observa la participación de actos sobrenaturales y/o extraordinarios así como lo mágico o la intervención de criaturas inexistentes o fuera de lugar como fantasmas por ejemplo. Esta técnica de escritura genera en el lector una especie de sorpresa e incomodidad. La incertidumbre de querer ir más allá de lo que hemos leído de momento y seguir consumiendo más páginas y más páginas de la historia. El descubrir a que el escritor nos está introduciendo. Tomando en cuenta el espacio y el tiempo del cuento, solamente lo encuentro geográficamente ubicado en la Argentina de los años 40 en el Siglo XX. Esto nos lo dice en narrador cuando advierte de su fascinación por la literatura francesa, de la cual “Desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina.” Por este mismo factor me gustaría asociar el cuento a una alegoría opositora al régimen del político-militar Juan Domingo Perón, quien luego de cierto entrenamiento  y una que otra operación militar, ascendió al Ejecutivo de la Argentina en esta misma década.

Pero no es de ejercicios militares o del ascenso al poder del General Perón que quiero hablar, sino de cómo la técnica narrativa usada por Cortázar produce el efecto de sorpresa e incertidumbre en los lectores. Tzvetan Todorov, un filósofo y teórico literario francés, en su libro Introducción a la Literatura, definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Particularmente me deja en total incertidumbre el uso de frases dentro de paréntesis. Cada comentario expresado y encerrado en paréntesis me deja dudas del porque dice tal cosa. Ejemplo claro está en la frase “hoy que las casas antiguas sucumben a la más ventajosa liquidación de sus materiales”. Esto me deja incomodo cuestionando si es una crítica al poco valor que se le da a la cultura o una forma satírica de hacer alegoría al capitalismo. Esa especie de censura entre paréntesis me deja muchas dudas. Pero no solo en estos espacios la técnica narrativa hace alusión a lo fantástico.

Haciendo referencia a mi anterior duda, si ciertas frases podrían ser vinculadas a críticas contra el capitalismo, las profundizo cuando el narrador dice “No necesitábamos ganarnos la vida, todos los meses llegaba la plata de los campos y el dinero aumentaba”. Sumado a esto la descripción de su hogar, deduzco es una familia acomodada, incluso burócrata de terratenientes. Necesidades no tenían. ¡Eso está claro! Pero el no continuar apuntando sobre el tema, genera cierta incomodidad o sorpresa en el lector. Finalmente, quiero hacer referencia a la mayor incertidumbre del cuento “Casa Tomada”. ¿Quién se está quedando con la casa? Anteriormente mencioné la alusión al peronismo debido al contexto histórico en el que se sitúa el cuento. Parecería incluso una crónica del movimiento revolucionario triunfante apoderándose de espacios que no gozaban antes –las clases y/o sectores sociales desfavorecidos- las guerrillas, grupos paramilitares (armados) que van tomándose terreno. La movilidad social obtenida a base de invasión. Aunque es importante mencionar que en ningún momento se hace alusión a conflicto bélico o enfrentamientos. Es más impresionante la forma en que el lector fácilmente asocia el peronismo con la incertidumbre de conocer acerca del insurrecto (invasor) en la casa. El contenido político implícito de la obra sin ni siquiera mencionar palabras que se vinculen a situaciones diplomáticas.

Es a través de esta forma que Julio Cortázar ha logrado crear incertidumbre, sorpresa y emoción en sus lectores, desde mi perspectiva. Martin Lindstrom y Jean Marc Colanesi, pionero del Neuro-marketing y especialista de la marca, han demostrado que a través de emociones y de conexión es que se logra interactuar efectivamente con el consumidor, lector en este caso. Cortázar usa ésta técnica para crear en el lector una incertidumbre que lo conlleva a seguir explorando la historia. Es fascinante.

Por Rodrigo Platero rodrigoplatero.wordpress.com

* Puedes leer el poema del escritor argentino Julio Cortázar a continuación: Casa Tomada

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *