Los militares y la reelección

Por: Edgardo Rodríguez
Politólogo y Periodista

IMG-20160725-WA0183Varios analistas nacionales consideramos como desacertada, política y jurídicamente, que la cúpula de las Fuerzas Armadas de Honduras (FAH) se hayan reunido esta semana públicamente (tampoco debieran hacerlo privadamente) con líderes de la oposición, para escuchar sus alegatos contra la reelección, para gusto o disgusto, aprobada por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.
Es un error jurídico puesto que el artículo 272, de la Constitución, obliga a las FAH a ser “apolíticas, obedientes y no deliberantes”. Ellos pueden argumentar que solo los recibieron para escuchar sus alegatos, pero el solo hecho de abordar con los partidos políticos de oposición un tema de carácter estrictamente político los hace inmiscuirse en el asunto. No existe la neutralidad en ese dialogo.

2
¿Cuál es la finalidad de los militares de escuchar los argumentos, a favor o en contra, de la reelección? Me dirán que son garantes del cumplimiento de la Constitución, correcto, pero es que en el tema de la reelección ya existe un fallo de un poder del Estado, no corresponde a los de verde olivo discutir ni cuestionar los fallos judiciales.
Si el Presidente de la Republica, Juan Orlando Hernández, Comandante en jefe de las FAH, autorizó esa reunión, lo considero un error político, porque no debe meter en este tema a dicha institución y si no autorizó ese encuentro la situación es mucho peor, porque implica una acción autónoma de los militares que no se debe soslayar en democracia y en un Estado de Derecho.
Por otra parte, es lamentable, apreciar nuevamente a algunos dirigentes políticos tocando las puertas de los cuarteles. En las épocas de los golpes militares era común ver este tipo de conductas, al parecer estamos involucionando en ciertas prácticas políticas. Este asunto debe ser abordado civilizadamente, en el marco del respeto a las elementales normas democráticas, de conducta cívica y en los espacios idóneos. Es una muestra de incapacidad y debilidad de la oposición recurrir a instituciones ajenas al conflicto, nacionales o extranjeras, para que les echen una mano en su lucha.

Publicado originalmente en Diario El Heraldo, sábado 23 de julio, 2016 y publicado bajo la autorización del autor en centrodeamerica.net

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *