Los Componentes Políticos del Conflicto Territorial “Isla Conejo”

Amilcar Flores | Con sus escasas 50 hectáreas de territorio, medio kilometro cuadrado apenas, la Isla Conejo es capaz de levantar los espíritus nacionalistas en Honduras y El Salvador a los más altos niveles. Bordeando el deseo de guerra, estos espíritus patrióticos que raramente se ven enarbolados si no es por el fútbol y la eventual maniobra política del gobernante de turno, quien agita las aguas del Golfo de Fonseca por intereses de agenda oculta, ponen atrás cualquier sentimiento fraternal de vecinos ó hermanos centroamericanos y cualquier frase conmovedora, vibrante e inmortal del Prócer Francisco Morazán Quezada para darle paso a los más bajos calificativos e insultos.

dt.common.streams.StreamServer

Como hondureño doy fe ante el pabellón 5 estrellas de mi nación, que la Isla Conejo es territorio de Goascorán, por ende 100% catracho. Sin embargo, y aun respaldado por el fallo de 1992 de La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda, que cede a Honduras los bolsones de Dolores, Tepangüisir, Cayaguanca, Nahuaterique, Sazalapa-La Virtud y Goascorán, no desestimo el punto de vista de los hermanos salvadoreños, sabiendo que la patria duele y se lleva a flor de piel; ese nexo que compartimos con el pedazo de tierra donde hemos nacido.

Alejándome del conflicto entre hermanos, pidiendo la comprensión de mis pares salvadoreños que sabrán entender mi nacionalismo así como yo entiendo el de ellos, deseo adentrarme un poco más en el tema de lo que realmente se juega en la ruleta política de ambos países, es decir, ¿Qué buscan los mandatarios y los gobiernos de ambos países con la Isla Conejo?

Analicemos para empezar a los dos actores. Por el lado de Honduras tenemos a Juan Orlando Hernández y el Partido Nacional de Honduras y por el lado de El Salvador tenemos a Mauricio Fúnes y el frente Farabundo Martí para La Liberación Nacional. Juan Orlando Hernández, victorioso recientemente en la contienda electoral de 2013 por el voto mayoritario del pueblo hondureño, es un presidente visionario, quien ve Isla Conejo como un comodín en la agenda de desarrollo de Honduras. Con la resolución de La Haya en su favor y haciendo uso de su porte y formación militar, impone soberanía haciendo uso de las Fuerzas Armadas de Honduras, colocando un contingente militar permanente en la Isla, construyendo un helipuerto y manteniendo fragatas acorazadas en constante vigilancia, así como izada en todo momento la bandera hondureña en lo más alto de la Isla. El deseo de Juan Orlando, aunque pareciese a simple vista un acto desafiante para los salvadoreños o un acto de imposición soberana-justa  para los hondureños, va más allá, incluso del simple ajedrez político.

El mandatario hondureño no busca, aunque es añadidura de la circunstancia, el ventajismo político que obtiene al enarbolar el sentimiento patriótico-nacionalista de los hondureños al unirlos bajo una misma bandera. JOH busca colocar las piezas en su lugar de algo que puede significar el cambio drástico en el estatus de vida de los hondureños, en especial de los habitantes de la zona sur: El desarrollo del Golfo de Fonseca en materia comercial, turística y de producción.

10001440_610751299019104_1394325879_n

El potencial del golfo puede erradicar en poco tiempo la extrema pobreza que achaca a los hondureños generando oportunidades jamás antes vistas. Sin embargo, el Golfo de Fonseca es territorio compartido y requiere del consenso y el apoyo de El Salvador y Nicaragua para establecer un proyecto de desarrollo que valga la pena.

JOH ya mueve distintas piezas como lo son la instalación de las ciudades modelo ZEDES, empezando en la zona sur cercana al golfo en la ciudad de Choluteca, territorio acaudillado por el presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva. La guerra frontal por tierra, aire y mar al narcotráfico que se origina en Suramérica por gobiernos permisivos. La estructuración de equipos técnicos en materia de desarrollo e inversión bilateral y hasta trilateral. Encima de todo, además afianza Isla Conejo, que en el peor de los casos seria parte de un acuerdo tri-nacional de desarrollo e inversión mancomunado entre Honduras, Nicaragua y El Salvador en lo que sería el proyecto más importante en la región.

Mauricio Funes por su parte, Presidente de El Salvador va de salida y utiliza el conflicto territorial con el deseo de levantar su perfil con baja aprobación popular producto de diferentes escándalos que van desde corrupción hasta accidentes en carros de lujo marca Ferrari. Además, es perfecta excusa para apartar la mirada de su pueblo y de la comunidad internacional de la controversia generada en la pasada elección donde por un margen estrecho de apenas 6mil votos, su candidato, el ex guerrillero del FMLN Sánchez Cerén se hizo de la presidencia bajo las protestas de sus opositores quienes acusaron al gobierno de un sin número de irregularidades y fraudes. Con un 49.9% de oposición, el FMLN requiere urgentemente de este tipo de conflictos internacionales para unificar al pueblo de El Salvador bajo una bandera y causa, liderada por el gobierno socialista.

CONVERSANDO-3

Funes en todo su tiempo como presidente no llevó a cabo una avanzada diplomática en busca de obtener Isla Conejo para El Salvador, sin embargo lo utilizó en momentos críticos de su gobierno para apaciguar incendios internos mediante la ignición de incendios internacionales. Además, le salió una bonita oportunidad para hacer compra de aviones bombarderos chilenos. La comisión de compra sigue siendo un misterio para todos.

Sánchez Cerén como nuevo dignatario será el encargado de llevar a cabo la estrategia Salvadoreña por la vía diplomática y para esto ya nombró a Hugo Martinez como su canciller. El Gobierno de Honduras confía en acercamientos bilaterales que ahuyenten el fantasma del conflicto y acerquen a ambos países en su búsqueda para desarrollar en conjunto el Golfo de Fonseca y así apaciguar la extrema pobreza que golpea la región. Sin embargo se avizora un problema en el oriente consensual del Centro de América, y ese problema puede ser la lealtad adquirida por el FMLN con las fuerzas expansionistas del Socialismo del siglo XXI, que podrían acabar con el sueño centroamericano y dar paso a la designios de la Cuba Continental o al Imperialismo Venezolano, quienes mantienen agendas globales propias y que poco interés encuentran en el bienestar de la gente de estos países o en la unión centroamericana si no es bajo sus términos.

Isla Conejo es un foco estratégico de los tres gobiernos regionales, no es secreto por ejemplo, que en la década de los 80´s el FSLN de Nicaragua y FMLN de El Salvador trasegaban armas y otras monedas haciendo uso de la Isla como punto de intercambio y abastecimiento al mero estilo de las islas del ron de los piratas caribeños. Es por esta razón que la idea de la guerra fría renace en la región bajo las tensiones entre EEUU y Rusia en pleno siglo 21.

El narcotráfico internacional es otro de los grandes factores que juegan su parte en el conflicto territorial. El gobierno de Juan Orlando Hernandez ha dado 5 pasos violentos de ataque frontal contra el narcotráfico: 1. Ley de espacios aéreos que dan la capacidad a la Fuerza Aérea hondureña de derribar todo avión o avioneta sospechosa de narcotráfico. 2-Ley de Extradición que faculta a las autoridades hondureñas a aprender y mandar a cárceles extranjeras, en especial Estados Unidos, a narcotraficantes de alto vuelo. 3- Creación de fuerzas anti criminales de peso como la fuerza antiextorsión, policía militar, batallón TIGRE y unidades especiales de fiscales, jueces, operadores de justicia y del Ejercito de Honduras. 4- Adquisición de implementación armamentista y tecnología para la lucha contra el narcotráfico como ser radares, escudos antiaéreos, escudos terrestres, escudos navales, compra de fragatas acorazadas, operaciones conjuntas con Estados Unidos y Panamá con uso de buques de guerra “destroyers” y la llamada tasa de seguridad que financia operaciones de logística. Y finalmente 5- Isla Conejo bajo dominio militar, que obliga a las embarcaciones del narcotráfico a alejarse de la costa Pacífica hondureña.

Con estas medidas, más otras medidas de cualidades educativas y de trabajo en el área social, el Gobierno hondureño ha logrado repeler poco a poco las hordas de narco avionetas y narco embarcaciones que llegaban a Honduras de manera sobreabundante. Honduras apenas empieza a ver pocos resultados en su lucha contra el narcotráfico, sin embargo ya encendió alarmas entre los narcotraficantes suramericanos y mexicanos que utilizan el país como puente, y los ha obligado a buscar nuevas rutas alternas en otras naciones vecinas. El Salvador bajo un estilo de gobierno que hace tratos con pandillas y crimen organizado podría ser territorio fértil para la instauración de un paraíso para los contrabandistas de narcóticos que verían a sus soldados protegidos por el gobierno y donde sería la población inocente y trabajadora de El Salvador la que sufra la invasión de los carteles Suramericanos y Mexicanos que alimentarán nuevos carteles de transporte de droga en ese país, no es que no existan ya.

Como hondureño mi sentimiento nacionalista me lleva a celebrar la instauración de soberanía en Isla Conejo. Sin embargo, las pasiones deben ser dominadas y debe imperar la razón, la concordia y la fraternidad. Como analista me obligo a ver más allá de lo visible y vislumbro en el horizonte una oportunidad para Honduras tanto como para El Salvador, siendo Nicaragua envuelto en semejante oportunidad también. Como centroamericanos debemos buscar mediante acuerdos tri-nacionales el desarrollo sostenible del Golfo que compartimos para traer desarrollo a una zona, que realmente esta varada y sin explotación, que se desaprovecha y no genera una vida mejor para sus habitantes.

Hay que evitar caer en el conflicto entre hermanos y buscar la común unión, que permita avances en el desarrollo de nuestra zona golfera. Desarrollo que brindará una vida mejor para los habitantes de los tres países. Isla Conejo tiene apenas medio Kilometro. El Golfo se extiende ampliamente y puede ser de provecho para las tres naciones. Debemos evitar que potencias extranjeras desvíen los esfuerzos de unidad centroamericana para beneficio propio.

Por Amilcar Flores Nasser

* Columnista de Centrodeamerica.com

* Fotos: elheraldo.hn/radionacional.­gob.­sv

Pin It

5 pensamientos sobre “Los Componentes Políticos del Conflicto Territorial “Isla Conejo”

  1. JOH victorioso por la mayoría del pueblo ? 30% es mayoría sin contar las pruebas de fraude, la militarización de la sociedad hondureña no es la mejor forma de luchar contra el narcotrafico, el despilfarro de la famosa tasa de seguridad, y ademas ataca a El salvador y lo tilda de negociante con narcos, habla de Cuba continental e Imperialismo venezolano ? ¿De donde saca eso este señor?, Cómo se nota la ideología a la que es afín el redactor de este artículo.

  2. salvadoreño listo 01/04/2014 at 8:06 pm - Reply

    pseuso informado analista. Conejo jamas estuvo en disputa en la Haya. Es salvadoreña. Por la vía internacional la vamos a recuperar. Haraganes usurpadores. Q saben de guerras los q ya fueron aplastados en el 69. O eso también es mentira?
    Q saben de armas los q no vivieron 12 años de guerra?

  3. Jaime Fuentes 07/04/2014 at 9:32 am - Reply

    El conflicto por la isla Conejo es totalmente político…. Todo lo que los gobiernos hacen (para bien o para mal) es político por su naturaleza… no puede ser de otro modo…

  4. que estupidez funes tiene mas del 65% de aprobación, y quien eres para asegurar que ese islote es de Honduras tu palabra vale un cuerno, fraude electoral en El Salvador si solo el partido perdedor es que salio con eso, ninguna comision internacional los apoyo. Deberias informarte mejor catracho imbecil para no dar a relucir tu ignorancia al abrir tu hocico.

  5. Bien dice el dicho ,no hay peor ciego que el que no quiere ver, estos guanacos siguen de brutos siguiendole el juego a sus políticos mientras estos protegen a las maras y pandillas, la razon es simple dice otro dicho ,si no puedes con el enemigo Únete ,y eso es lo que han hecho los gobiernos en El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *