La base del desarrollo es la educación

Rodrigo Platero | La educación la sentimos algunos como un arma, una oportunidad y una muestra de superación, mientras que otros la perciben como una debilidad, flaqueza o una vergüenza incluso. Muchos con el interés de educarse no tienen la posibilidad de hacerlo. Otros no tienen el interés, y las posibilidades les sobran. Me parece que no es justo. Pero es una realidad que debemos aceptar y ser parte de la solución. En El Salvador, la gran mayoría de la población va a escuelas en donde la infraestructura es lamentable y los profesores están levemente preparados para su labor. El bachiller salvadoreño al graduarse de la escuela, no está completamente preparado para estudios superiores, y menos para formar parte de la vida laboral. Esto me hace pensar que el problema viene de raíz, y, que es desde allí, donde debe comenzar a trabajarse.

No estamos bien intelectualmente, eso está claro. Como ejemplo tenemos los resultados de la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES). La nota global en 2012 fue de 5.0 y en 2013 subió a 5.3. ¡Terribles resultados! Es importante mencionar que se “ha hecho” un aumento en el presupuesto de educación, pero creo que no correctamente. Eso demuestra los resultados de la PAES. Tenemos también el ejemplo del informe PISA, el cual tiene como objetivo evaluar hasta qué punto los alumnos cercanos al final de la educación “obligatoria” han adquirido algunos de los conocimientos y habilidades necesarias para su participación plena en la sociedad. El resultado me hace pensar que la educación es un problema regional, porque ni en Latinoamérica se observan incrementos. Centroamérica no está dentro de éste índice, de hecho, Panamá es el único país que participa en la evaluación (PISA); recientemente se ha incorporado Costa Rica, aunque no se han emitido datos del mismo.

¿Cómo subimos en educación? Me preocupa el hecho que apostando demagógicamente a la educación se proponga un patético aumento al presupuesto de educación del  6% sobre el PIB. Actualmente es menos de 4%. No vamos a ningún lado con esa inversión, pero es lo que habrá en todo caso. Me parece mucho peor aún ofrecer regalar una computadora para cada niño en escuelas públicas. No es esa la solución. Pero, ¿qué padre no quiere le regalen una computadora a su hijo? Esa propuesta significaría un multimillonario gasto solamente en la compra de ordenadores.

Cuando se realiza una inversión se espera obtener un retorno sobre ella. Recientemente, en educación se ha invertido en lácteos, uniformes y zapatos para niños en las escuelas. ¡Qué bien! Pero lastimosamente el retorno de ésta inversión no fue el 5.3 que se alcanzó en la PAES durante el 2013. Hay que redistribuir los recursos por que el populismo se ha equivocado. En El Salvador necesitamos que los programas educativos incluyan la literatura, las artes liberales, el autodidactismo, el civismo y la cultura como parte del currículo académico, y no que dejen de serlo. En las últimas aulas de la escuela es en donde el joven salvadoreño debe reconocer y apreciar el futuro que la educación puede ofrecerle.

Sí, es cierto, la tecnología ha avanzado, y junto a ella, las comunicaciones modernas. Claro está que los programas de educación deben trascender para adaptarse a la realidad en que vivimos y apegarnos a ese nuevo y emergente modus operandi. La revolución digital, será más impactante que las otras que hemos vivido y experimentado, la industrial por ejemplo. Pero para enfrentarla, El Salvador necesita educarse primero. El Salvador necesita calidad educativa. El Salvador necesita una educación integral. El Salvador necesita lograr desarrollo económico y social a través de la educación. El joven salvadoreño debe educarse para superarse, para emprender, para trabajar, para salir adelante. El Salvador merece más jóvenes con libros y menos jóvenes con armas en sus manos. Estos son los compromisos que El Salvador debe asumir, no regalar computadoras a los inocentes niños para jugar con su ilusión. Todavía no se me viene la imagen de nuestros niños caminando en las calles con computadoras en sus mochilas y la inseguridad en que vivimos.

Por Rodrigo Platero rodrigoplatero.wordpress.com

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *