#Honduras: La Reelección como oportunidad para el crecimiento democrático

eleccionesLa reelección presidencial es uno de los temas de mayor trascendencia política en Honduras actualmente. El ex mandatario Rafael Leonardo Callejas presentó el año  pasado un recurso, ante la Corte Suprema de Justicia, solicitando  la inaplicabilidad del artículo 239 constitucional, donde se estipula que “el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser presidente o vicepresidente de la República.” La Sala de lo Constitucional falló a favor del recurso presentado  y posteriormente declaró sin lugar otro recurso presentado por ciertos diputados del Congreso Nacional solicitando la nulidad de la reelección en Honduras. Luego que el brazo judicial del sistema hondureño ha dado luz verde a la reelección, la pregunta en el ambiente ahora es ¿Cuál será la consecuencia de  la reelección en Honduras?

La reelección presidencial es una práctica común alrededor del mundo, y se reglamenta de diferentes formas dependiendo del país. Existe la  reelección consecutiva o no consecutiva, de igual manera puede ser definida o indefinida. Muchos hondureños han expresado su preocupación e interés en que se reglamente la reelección. Muchos han propuesto y solicitado que se tome en consideración el modelo de Estados Unidos de América como base para dicha reglamentación, ya que el modelo del país del norte es atractivo para mantener e impulsar una cultura democrática estable. La reelección en Estados Unidos limita la presidencia a dos periodos de cuatro años, desde que la Vigesimosegunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos fue ratificada en 1951.  Desde su regulación, él electorado ha tenido en la oportunidad de elegir por cuatro años más a sus  mandatarios o bien castigarles en las urnas, abriéndole paso a otra propuesta.

En Honduras, hasta lo que fue el pasado proceso electoral, la ley permitía solamente  un periodo de cuatro años para cualquier mandatario sin la alternativa de reelegirse. El artículo 239 no solo prohibía la reelección presidencial sino que  también la penalizaba con 10 años de cárcel para cualquier persona que propusiera siquiera discutir el tema. A partir de 1982, Honduras ha visto a diferentes gobiernos asumir la presidencia, sin embargo no ha visto una continuidad a un plan de nación o proyectos concretos, ya que en cuatro años es muy difícil establecer políticas públicas de impacto a largo plazo. De esta manera cada cuatro años que un gobierno asume el poder,  comienza de cero y trata de establecer nuevas propuestas, convirtiéndose en un círculo vicioso.

ObamaLa reelección, daría la oportunidad al electorado de elegir o no elegir a un Presidente y una propuesta específica. Esta alternativa permitiría romper con el esquema de abandonar los planes de gobierno trazados para solamente cuatro años y así tener la oportunidad de contar con otro periodo para lograr concluir las metas y objetivos. En Estados Unidos hemos podido ver las dos caras de la moneda, donde la población ha permitido a presidentes continuar en el poder, pero también hemos visto como algunos han sido castigados con el poder del voto. Por ejemplo,  el  electorado le permitió en el 2012 al presidente Barack Obama sostener la presidencia  y continuar sus proyectos y políticas por cuatro años más, sin embargo en exterior 1980, la gente optó por no reelegir a Jimmy Carter como titular del ejecutivo, debido a su fracaso tanto en  política pública como en política exterior durante un periodo crucial como lo fue el de la Guerra Fría.  Si en Honduras se adoptase un sistema similar al de EEUU, la participación directa de los ciudadanos incrementaría, ya que la gente estaría más motivada a ejercer el sufragio ya sea porque desea continuar con las políticas de cierto presidente o porque piensa que ha fracasado y  las políticas del contrincante tienen mayor eficiencia y eficacia para el desarrollo del país.

Regular la reelección ahora es muy importante para la tranquilidad del pueblo Hondureño.  La crisis política del 2009  fue motivada por la incertidumbre del pueblo hondureño de saber si la 4ta Urna que proponía Manuel Zelaya Rosales era una táctica para mantenerse en el poder de forma indefinida. La incertidumbre y temor del pueblo hondureño  eran válidos, ya que los mandatarios latinoamericanos alineados con el Socialismo del siglo XXI trabajaban arduamente para lograr reelecciones indefinidas. Hoy, que la reelección es legal y una realidad en Honduras es muy importante regularla cuanto antes para que la población sepa exactamente cuál es el límite, y no solo tenga que especular en un mar de dudas. Así como en Honduras, EUA rechaza el continuismo indefinido de un mandatario, y esto se debe mucho a que la Vigesimosegunda Enmienda regula la reelección presidencial. La regulación ha creado una cultural política donde tanto mandatarios como electorado respetan y promueven la democracia. La regulación en Honduras pudiera tener este mismo efecto, donde la población no tendría que preocuparse por continuismo indefinido y donde los mandatarios conocen y respetan los límites establecidos.

reeleccion 2La palabra reelección tiende a levantar diferentes ánimos negativos entre la población hondureña, sin embargo debería de ser vista como una oportunidad. Con una buena regulación, él tema de  reelección tiene el potencial para incentivar a ambos población y mandatarios. La población tendría el poder de elegir seguir con el proyecto de turno o cambiar de rumbo. Por el otro lado, El titular del ejecutivo tendría el incentivo de trabajar  arduamente para retener su posición, y para aumentar la percepción positiva de su partido político.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *