#Honduras: Científica desarrolla investigación para cultivar plantas en microgravedad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Detallando los últimos elementos, resulta interesante destacar investigaciones como las que realiza la científica hondureña Brenda Medina, que a sus 26 años desarrolla estudios para determinar la capacidad de cultivo de especies en  la región mesoamericana en condiciones de microgravedad.

La investigación de la licenciada en Ciencias Naturales actualmente se realiza en condiciones de microgravedad y permite visualizar cómo interactúan las plantas de la región en condiciones no naturales con las que se cuentan en la tierra. Y abre un futuro para posibles investigaciones para determinar si son aptas para cultivar en el espacio.

El proyecto consiste en someter a estas plantas de seis especies distintas en condiciones de microgravedad simulada en tierra con un aparato llamado Clinostato de un solo eje. Se someten las plantas en situaciones de microgravedad en sesiones que duran dos horas. Se tomamos las semillas de estas plantas y se siembran en un sustrato especial. En el laboratorio se modula su temperatura, humedad, condiciones de luz para que estas puedan germinar  luego de que cuente con una raíz de entre cinco a diez milímetros ya se pueden someter al proceso de micro-gravedad.

La condición que simula el aparato clinostato es girar en sentido contrario a las agujas del reloj con una fuerza centrífuga efecto que contrarrestar la acción gravitatoria de la gravedad. Las pruebas se han hecho a 70 y 90 revoluciones por minuto que es igual a crear condiciones de micro gravedad. Es importante señalar que las plantas perciben que  la gravedad ha disminuido. Lo que significa que las plantas reorganizan su estructura molecular  y celular, y comienzan a crecer en relación a cuanta gravedad sienten. Se debe tener presentes que las plantas han evolucionado en la gravedad actual del planeta que es 9.8 m/s2  entonces al someterlas  a esas condiciones  se obtiene un análisis profundo de su crecimiento.

Este estudio permite medir el crecimiento longitudinal, si crece más la muestra en tierra. Por qué se mantiene en crecimiento dos muestras una en condiciones de microgravedad y la otra en la tierra con su gravedad natural. Luego se hace comparaciones como se orientan su raíz, en cuanto  cuál crece más y  su curvatura gravitrópica, que mide el  movimiento de curvatura de un órgano vegetal respecto a la dirección de la aceleración gravitacional.

Este experimento es sumamente importante porque los viajes espaciales son complicados, y se prevé en un futuro expediciones mucho más extensas. Entonces lo ideal es determinar qué especie puede ser útil en condiciones donde existe  poca gravedad determinaría el cultivo de plantas.

Se necesitarían más estudios para comprobar si las plantas pueden ser o no plantadas en el espacio; para emitir un dictamen de su comportamiento frente a la micro gravedad.

Tres especies se comportaron muy bien a nivel de curvatura  Gravitrópica como en crecimiento. Esto quiere decir, que crecen  más la especie que es sometida a  las condiciones  micro gravedad que la muestra que está a gravedad natural. Las especies son la Judía  (Phaseolus lunatus), Chícharo salvaje  (Vigna unguiculata), Sorgo (Sorghum bicolor var Sureño), estas plantas considero que se desempeñan muy bien en condiciones de micro gravedad.

En ese sentido, la especie Phaseolus acutifolious respondió muy bien a la curvatura  gravitrópica, su orientación de raíz,  ¿y por qué esto es importante? porque las plantas se orientan en un grado hacia el factor de gravedad  a través de microsensores que orientan el crecimiento de su raíz  hacia el suelo, es decir, su ángulo de curvatura se orientó eficientemente en función del vector gravedad.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *