El rumor del “muro de México en Guatemala”

En su primera semana de gestión, Trump firmó sendos decretos para poner en marcha la construcción del muro prometido en campaña, reforzar la frontera con más agentes, crear más centros de detención para indocumentados y “acelerar la deportación” de los inmigrantes a los que se les haya rechazado la posibilidad legal de permanecer en Estados Unidos.

Poco tiempo después Trump anuncio la decisión para la construcción del muro fronterizo entre México y Estados Unidos horas mas tarde fue la reacción del presidente mexicano contra su creación,  una noticia y varias fotos comenzaron a difundirse por Twitter: “El muro de la vergüenza de México y Guatemala del que nadie habla”. Un muro que, en realidad, no existe.

La información es un bulo generado a raíz de un artículo publicado en la página web “Noticias Libre”.  Las fotografías incluidas, y posteriormente compartidas por decenas de usuarios de Twitter, no corresponden a la frontera entre México y Guatemala. Una de ellas, que abre la noticia, muestra el muro ya existente en el perímetro fronterizo de EEUU, en su tramo situado entre Tijuana (México) y San Diego (EEUU).

Cuando Peña Nieto dice que ‘ #Mexico no cree en muros’ olvida el deslumbrante muro que mantiene con #Guatemala #mexicowall #walltrump

Lo que en realidad sucede es lo siguiente entre la frontera de Guatemala-México

Desde que Guatemala, Asier Vera, periodista freelance basado en Ciudad de Guatemala, no puede evitar la risa al comentar el supuesto muro con México. Después de recorrerse buena parte de la frontera guatemalteca para documentar los viajes de los migrantes centroamericanos, explica cómo es realmente el perímetro entre ambos países.

“Lo que existe es todo lo contrario a un muro. Se trata del Río Suchiate (en la mayor parte de la frontera), situado entre  Tecún Umán (Guatemala) y Ciudad Hidalgo (México), que separa ambos países por escasos 50 metros. Por este río cruzan de madrugada decenas de migrantes procedentes de Guatemala, Honduras, El Salvador, sobre todo, aunque también de Cuba, Haití y países africanos. Lo hacen a través de unas balsas inflables a través de las cuales cruzan de un país a otro ilegalmente y sin ningún tipo de control policial ni fronterizo”.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *