Anti-Historias: Azarias H. Pallais y Occidente

Azarias H. Pallais y Occidente

De la serie para centrodeamerica.net: Anti-Historias de Fco. Martín Aguilar Juárez

 

Azarias H. Pallais Bermudez, singular figura en las letras nicaragüenses…supondríamos bien al decir que por su pluma y poesía (obras) era considerado padre y capellán de la Vanguardia poética del país y definitivamente forma parte del “Canon” oficial de las bellas letras nicaragüenses, y particularmente del de Occidente.  Pallais pertenece al Siglo XIX, nació en 1884. La H. de Pallais rescata su origen y nomenclatura francesa, de don Henri Pallais Debayle, leones de la misma familia Debayle que recibía a nuestro querido “Rubén” en la Isla del Cardón. Los Debayle tenían una finca en las afueras de Chinandega llamada Philadelphia. Al igual que la ciudad donde estudio dna. Salvadora Debayle Sacasa.

 

De las 5 salas del Ateneo en Buenos Aires, se formo el Museo de Bellas Artes de Argentina, y Rubén fue directivo del Ateneo, como bien lo menciono el Dr. Jorge Eduardo Arellano, en la reciente presentación del argentino Rodrigo Carlesani. Ya Darío, había vivido todo eso (el Sur y Europa y sus luces y encanto) cuando visitaba al Dr. Debayle, a buscar sosiego en la icónica isla. Pallais también encuentra en el salitre de Ycaco y sus alrededores, su mejor aliado y amigo para sentirse en casa aun en Occidente y aunque nunca abandonara definitivamente su Brujas de Flandes (pues siempre continuo firmando sus escritos alli), se puede decir que también encontró sosiego en Punta Ycaco y sus alrededores. Santo Tomas Apóstol en Corinto. Pallais y Darío se intermezclan en el ideario y en la memoria colectiva de Corinto. Igual que las leyendas (negocios) en el Hotel Lupone y las casas Palazio y Deshon por ejemplo, las casas de tablas anhejadas por el mar y las brisas de Jaguey, la antigua casa de los Vassali, y la oficina del Dr. Vanegas, algo hay en Corinto que es digno de novela.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entonces permitámonos volver al “clero” (su estado de clérigo, condición “sine qua non” para entenderlo), el Padre Pallais no se ocupaba de las luchas comunes por tener influencia en el Cabildo Catedralicio, o buscando la Mitra, o buscando ciertas parroquias. Con su talento, Pallais en sus Glosas plasmaba su cosmovisión (influenciada por sus estadías en Bélgica (particularmente en Brujas que lo marco), Francia, Italia, y su amistad y discipulado con Francis Jammes (poeta católico converso) entre otros. Ciudadano universal y cosmopolita de El Realejo, y Corinto más que nadie (junto al Padre José Schendel, y a Du La Mercier) se recuerda a la figura quixotesca de la sotana negra que tan bien lucia, y su propia existencia siempre viéndose a si mismo como viajero, solo que ahora no en Europa como en su juventud, sino en su ir y venir al Viejo, a la Inmaculada Concepción…decía que León y El Viejo (y el Realejo) eran la misma cosa. Su afición al Ferrocarril del Pacifico y a viajar. lo rescata bien en los siguientes versos: De Las Siete Glosas del  Ombligo, la Sexta Glosa : Sandalias que Van y Vuelven

 

“En los siglos XVI,XVII,  y XVIII sandalias franciscanas iban y volvían de El Realejo a El Viejo, y de El Viejo a El Realejo, del El Viejo a León, y de Leon a El Viejo, del Realejo a León, y de León al Realejo.” (Glosas pg. 42)

 

 Febrero de 1951 trajo la sorpresa de una obra mas del ilustre clásico nicaragüense, Piraterías, Hesperia, o Caminos que están por debajo de la historia, su obra póstuma, un vivo testimonio de su crecido amor por la Madre Patria. (Glosas, pag. 1, intro de J.J. Minguez)

 

Pallais habla sobre Carlos Cuadra Pasos en la Catedral de León y elogia al orador granadino. Elogia al pintor Juan Cuadra.

Hay una referencia de Pallais casando a su amigo y compañero de estudios el Dr. Francisco Rivas Venerio con Joaquina Gasteazoro. Con don Quico Rivas, excelentísimo abogado  estudio primero en el San Ramón Nonnato, y luego igual coincidieron en Belgica en el ya citado Maison de Melle. Conocer la conexión Bélgica, conlleva saber el porqué de los Josefitas en León y Chinandega. Existe poca bibliografía sobre esta generación de nicaragüenses que estudiaron en Brujas de Flandes. Valdría la pena preguntarse con que objetivo? Otros compañeros de Pallais en el Maison de Melle, además de Rivas, Jose Navarro Callejas, y prueba de la inexorable amistad es que hasta el dia de hoy la finca de la excelente poeta dna. Zoila Navarro Flores, conserva su antiguo nombre, Bélgica. Si eran los 20 o 30, durante el ministerio de Pallais, y el Padre en sus homilías hacia referencia al Cine y su decadencia…y Hollywood y sus películas, y Pallais no era indiferente a la realidad moderna en la cual Nicaragua ya vivía, pero se podría decir que Pallais era clacisista ademas. Igual que Cabrales y Coronel Urtecho y el resto de Vanguardia, coqueteo al inicio con el Gral. Anastasio Somoza Debayle. Aunque este le pago mal y desconfiaba de Pallais, precisamente por su liderazgo. El alma de Pallais, demasiado grande, para intrigas palaciegas, se dedicaba a sus letras:

 

“Mi alma sin embargo, embrujada y flamenca, loca con la locura de la flecha de Santa Gertrudis de Melinge en Brujas y de aquella Mechelent con sus encajeras y su Cardenal Mercier  y de aquellos canales quisiera ver y nunca dejar de ver. Mirando al Sur en su propia calle, en mañanita de neblina. Triunfo definitivo de la mano en gracia de Dios, encantada y pluvial para que la tierra empanada en agua y en luz de agua, sea como un espejo…” (Glosas, pg. 20; Segunda Glosa de Juan Cuadra, Nuestro Pintor)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para terminar vale la pena mencionar el esfuerzo que han hecho los miembros de la Sociedad Pallaisiana que incluye a Zoila Navarro, al Prof. Pedro Díaz Figueroa, y al Lic. Francisco Ríos, entre otros. En una ocasión dna. Zoila me insto a visitar a don Peter a la Radio San Cristóbal, precisamente para conmemorar el natalicio o la muerte de Pallais. Fue mi iniciación en la Radio, y les podría decir que tal vez por eso rehusó de entrevistas o presentaciones en radio, puesto que nada podría superar la experiencia de aquella iniciación Pallaisiana. Pallais murió el 6 de Septiembre, de 1954.

 

Recogemos un párrafo de la introducción de Ernesto Cardenal para la Antología de Pallais publicada por la Editorial Nueva Nicaragua: “Cuando en Corinto se supo su muerte el pueblo estaba al borde de una insurrección. La llegada del cadáver allí, donde según su deseo seria enterrado, produjo mayor agitación. Somoza temiendo que esto pasara a más, con intervención militar quito el cadáver al pueblo de Corinto, y lo traslado a León. Se ordeno el entierro fuera con gran pompa oficial en la catedral, donde había sido enterrado Darío. La familia se opuso al dictador, escogiendo para el una tumba humilde en el cementerio de Guadalupe en León, para que tuviera el “entierro de pobre” que el había pedido:

 

Entierro de pobre, ya sabes, amigo.

  No quiero que vengan los otros conmigo.”

(Pallais, Azarias H.; Antologia; Editorial Nueva Nicaragua, 1986; pag. 23)

En Brujas de Flandes.  Agosto 8, 2017

 

Francisco M. Aguilar

Valle de Gottel, Masaya

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *